Nelson Mandela – Premio Nobel de la Paz en 1993

mandela

Nelson Mandela – Premio Nobel de la Paz en 1993. Fue el prisionero político más famoso del mundo durante un cuarto de siglo. El 2 de febrero de 1990, F. W. De Klerk anunció la liberación incondicional de Mandela

Tras su liberación, fue el principal interlocutor del presidente F.W. De Klerk para negociar el proceso de democratización. Los dos compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993.

Mandela en su discurso de aceptación del Premio Nobel afirmó “No creemos que este premio sea una recompensa por algo que ya pasó. Escuchamos las voces que dicen que es un llamado de todos, en el universo, que buscaron un fin al apartheid. Entendemos este llamado, de que dediquemos lo que nos queda de vida al servicio de nuestro país, para demostrar en la práctica que la condición normal de la existencia humana es la democracia, la justicia, la paz, el no racismo, el no sexismo, la prosperidad para todos, un medio ambiente sano y la igualdad y solidaridad entre la gente”.

Mandela es portador de un mensaje que parece trascender fronteras. Para muchos, es ante todo un símbolo de la capacidad del ser humano de ver más allá de su propio sufrimiento. Un hombre que después de 27 años de prisión, eligió tender una mano a la minoría blanca que lo había encarcelado y supo conducir a su país a una transición histórica.

El 27 de abril de 1994, Sudáfrica celebró sus primeras elecciones multirraciales. La fecha histórica, conocida como Día de la Libertad y celebrada ahora cada año, fue acompañada de un fervor sin precedentes.

Mandela como primer presidente negro en la historia de Sudáfrica juró el 10 de mayo de 1994. En su discurso inaugural, habló del enorme desafío de revertir el legado del apartheid. “Asumimos un compromiso, de construir una sociedad en la que todos los sudafricanos, blancos y negros, sean capaces de caminar con la frente en alto sin miedo en sus corazones, con la certeza de su derecho inalienable a la dignidad humana: una nación arco iris, en paz consigo misma y con el mundo”

Mandela ha dejado en claro, sin embargo, que ve su vida en el marco de una lucha que va más allá de las fronteras sudafricanas.

A sus 95 años y en el momento de esta nota, Mandela se encuentra internado en un hospital de Pretoria.

Además del Premio Nobel de la Paz, Mandela recibió durante cuatro décadas más de 250 premios y reconocimientos alrededor del mundo.

Ciudades, saber y conocimiento, ¿hacia dónde vamos?

ciudades

Me gustaría compartir con mis lectores algunos discernimientos sobre el Saber  en su calidad de sustantivo masculino y sobre sus sinónimos.

Repasemos;

  • • Conocimiento, Facultad humana de aprender, comprender y razonar. inteligencia.
  • • Erudición,  Conocimiento extenso y profundo de una o varias materias, especialmente si están relacionadas con las humanidades
  • • Sabiduría,   Capacidad de pensar y de considerar las situaciones y circunstancias distinguiendo lo positivo de lo negativo.

 ¿Y ahora qué hacemos con este repaso? hasta hace no mucho tiempo nos conformaba el saber. Pero con el ingreso de la tecnología a nuestras vidas y con ella la ampliación que ha generado en todas las ciencias y en nuestra calidad de vida, debemos ampliar nuestras reflexiones sobre el saber y el conocimiento para el futuro – ¡que ya no es como era entonces!

Por ello les pregunto; ¿tiene o tenía información sobre las Ciudades del Conocimiento?

 Y de que se trata; según el Lic. José Natividad González Parás (ha sido reconocido por la Academia Mexicana de Ciencias como Gobernador de la Ciencia, el Conocimiento, y la Innovación).

 “Es un territorio geográfico en donde, conforme a un plan y una estrategia general asumido conjuntamente por la sociedad y el gobierno, sus actores tienen el propósito común de construir una economía basada en el desarrollo del conocimiento”. Y sus características son:

  • • Considerar a sus habitantes como Creadores.
  • • Ser atractiva para los Creadores de otras ciudades y facilita su presencia.
  • • Es nodo de las redes de conocimiento y tiene recursos de alto nivel para la formación de Creadores.
  • • Tiene instrumentos para hacer el conocimiento accesible a sus Creadores.
  • Considera cada uno de sus recursos y espacios como oportunidades para inspirar y generar nuevo conocimiento.
  • • Conecta sus instituciones con nueva infraestructura urbana para crear una red de generadores de innovación

¿Qué les parece?

La idea principal de las ciudades del conocimiento es el de crear una red de conocimiento e información que promueva la estabilidad y crecimiento de una sociedad intelectual enfocada al mejoramiento.

En la actualidad, son las representaciones de los objetos (ideas y emociones) y no los objetos materiales, las que dominan la experiencia humana individual y colectiva. Desde mediados de los noventas las economías desarrolladas incorporaron gradualmente TICs (Tecnologías de Información y Comunicación) en sus economías. Surgió el sector TIC, lo que dio origen a la industria de la información. La industria de la información se relacionó con el resto de industrias, dando como resultado la incorporación del conocimiento a los sistemas productivos.

Ya existen varias ciudades alrededor del mundo que se identifican ellas como ciudades  del conocimiento y tienen planes para convertirse en, tanto en Europa, Canadá, EEUU, India, Japón, China, Kuwait, como en nuestra zona. Podemos reconocer en Méjico en Monterrey, Colombia en Medellin y Ecuador en Yachay.

Esta última ha sido presentada en sociedad por el Gobierno de Ecuador (Noticia publicada en Mayo 2013 Boletín de Prensa No. 097) que  será un hub de conocimiento que vinculará a la Academia, los Institutos de Investigación y las Empresas, tanto públicas como privadas, en un ecosistema sostenible. YACHAY busca convertirse en la primera ciudad planificada del país y constituirse en una iniciativa de carácter regional con el apoyo de la UNASUR.

La OCDE (Organisation for Economic Co-operation and Development) define la economía basada en el conocimiento como aquella que está directamente basada en la producción, distribución y uso de conocimiento e información. Para el Banco Mundial se refiere a “aquella economía” en la que las organizaciones y personas adquieren, crean, diseminan y usan el conocimiento con más efectividad para lograr mayor desarrollo económico y social.

¿Qué sabe usted de Edificios con Terrazas Verdes?

Autor: Arqto. Martin Jasper (asociado Nexo Cultura Urbana)

Este título disparador nos lleva a importantes reflexiones y al planeamiento de acciones.

¿Por qué? Hay que frenar el creciente deterioro de los ecosistemas. Tenemos que saber que esto no significa dejar de utilizar los recursos naturales, sino encontrar una mejor manera de aprovecharlos.

Aun cuando el modelo global de desarrollo ha propiciado mejoras en algunos países y regiones, el medio ambiente y los recursos naturales continúan deteriorándose a una velocidad alarmante.

La  información científica reciente  muestra que los impactos ambientales derivados de los patrones de producción y consumo, así como las presiones demográficas, podrían provocar transformaciones masivas en el entorno que enfrentarán las generaciones futuras.

Ya lo estamos viendo con el cambio climático.

El cambio climático, la reducción de la capa de ozono, la lluvia ácida, el incremento de los residuos municipales e industriales, la contaminación del suelo y el agua por metales pesados y desechos tóxicos, la pérdida de recursos forestales, la desertificación, la sobreexplotación de los recursos hídricos y la pérdida de la biodiversidad serían algunas de sus consecuencias.

Los techos verdes presentan una opción válida para contrarrestar este tipo de desarrollos negativos. En las ciudades, las “quintas fachadas” son comúnmente superficies impermeabilizadas, cerradas y por ende agentes negativos para el clima del entorno. Albergando vegetación y siendo una real biosfera dentro de lo urbano, estas superficies se convierten en reguladoras del clima urbano, absorbentes de las precipitaciones y filtradoras de polución ambiental urbana.

Hoy  sabemos que las plantas pueden filtrar polvo y partículas de suciedad. Éstas quedan adheridas a la superficie de las hojas y son arrastradas después por la lluvia hacia el suelo. A su vez, las plantas pueden absorber partículas nocivas que se presentan en forma de gas y aerosoles.

Más que sugerencias, realidades;

  • Los techos verdes además de influir en el mejoramiento del clima de la ciudad, también optimizan el aislamiento térmico, el almacenamiento de calor del edificio, y su aislamiento acústico. Techos y fachadas ajardinados, podrían mejorar decididamente el clima polucionado de las ciudades: el aire se purificaría, se reducirían considerablemente los remolinos de polvo y las variaciones de temperatura y los porcentajes de humedad disminuirían
  • Los techos verdes tienen la capacidad de reducir considerablemente el calor producido por la radiación solar en verano y la pérdida de calor, por radiación, de los techos en invierno. Para lograr un clima urbano saludable, probablemente sería suficiente con ajardinar entre un 10 y un 20% de todas las superficies techadas de la ciudad, ya que un techo de césped sin podar tiene de promedio de 5 a 10 veces más de superficie de hojas que la misma área en un parque abierto
  • Los techos verdes son considerados, a largo plazo, más económicos que las cubiertas convencionales.
  • Los techos verdes pagan menos impuestos (*)

 

(*) El pasado 21 de enero se publicó en el Boletín Oficial la Ley 4.428, sancionada por la Legislatura porteña el 10 de Diciembre de 2012, por medio de la cual se establecen beneficios fiscales para los propietarios de inmuebles de la Ciudad de Buenos Aires que incorporen espacios verdes de vegetación en las terrazas de sus edificios.

 Así a través de esta Ley se incorpora en el Código de Edificación la idea de “Techos verdes”, definidos en el Art. 2° de la Ley como “una superficie cubierta de vegetación cuyo objetivo es contribuir de manera sustentable con el medio ambiente urbano”.

 

Cardenal Jorge Bergoglio, El Papa Francisco. 2013.

He quedado emocionada y comprometida con el resultado del Conclave que ha elegido a un Cardenal  austero y a un hombre común como Papa.

Llevando consigo un estilo nuevo de ruptura, ajeno a toda la pompa y al protocolo  Vaticano, el primer Papa argentino fue ovacionado por una más de 150.000 personas que desbordaron la Plaza de San Pedro el día de su elección y se emocionaron por su modo de ser normal, por su forma de hablar sencilla y por su sentido del humor.

Seamos misericordiosos, dijo el Papa Francisco en su primer Angelus. Yo me quiero hacer eco de sus palabras. He elegido algunas frases suyas que develan  su corazón de pastor comprometido con el pueblo creyente y con los hombres y mujeres de buena voluntad.

“ Pero la vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos. Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón.

En el fondo, todo está confiado a la custodia del hombre, y es una responsabilidad que nos afecta a todos. Sed custodios de los dones de Dios. Y cuando el hombre falla en esta responsabilidad, cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces gana terreno la destrucción y el corazón se queda árido.

Pero, para “custodiar”, también tenemos que cuidar de nosotros mismos.

Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir, entonces, vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.

Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio. También hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza. Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza. Y, para el creyente, para nosotros los cristianos, como Abraham, como san José, la esperanza que llevamos tiene el horizonte de Dios, que se nos ha abierto en Cristo, está fundada sobre la roca que es Dios.

Fiel a su vocación, Jorge Bergoglio reflexiona y convoca voluntades para crear una nueva ciudadanía y construir un hogar cuyas puertas estén abiertas para todos. Para el Sumo Pontífice la clave de este compromiso de fe y de renovación social es el servicio. ‘Hacer por los otros y para los otros’. Se trata de una revolución basada en el vínculo social del servicio.

Mucho quedará por decir de la gran emoción y de la esperanza de un nuevo mundo misericordioso que se abre camino con la llegada del nuevo Papa.

Es el momento de afianzar lazos.

www.silke.com.ar

www.silke.com.ar

Es la época de nutrir la esperanza y la fe.

Los invito en estas fiestas a observar el tejido creado y disfrutar de los afectos y anhelos compartidos.

Agradezco a la Argentina como Patria, y a ustedes mis amigos porque pudimos encontrar con mis hijos un nuevo sentido de vida.

Comparto la felicidad de que el tejido de mi familia se agranda, espero a mi primer nieto.

Gracias de Corazón. Es esta la razón por la cual estoy segura que la esperanza siempre está y la luz vendrá.

Gratitud, Amor, entrega Incondicional, Perseverancia, en estas Celebraciones.

Maria Isabel Santos